Y me quería convencer con historias de mujeres, me hablaba de camas extrañas, de cuerpos sin nombres, de sexos húmedos, de labios calientes… pero lo descubrí en la sonrisa tierna que me regaló al saber que estaba enferma.
Los niños malos cambian cuando se enamoran.

Anuncios