Corrí como aquella vez y las lágrimas empañaron mis ojos, pero te abracé fuerte (muy fuerte) y te planté el beso que no te daba hace meses.

Fue definitivamente el mejor sueño de esta semana.

Anuncios