Y me equivoqué de nombre, como quien le dice a la mesa silla.

Fue tanto el susto que de un tirón me levanté de la cama. Menos mal que todo había sido un sueño.

Anuncios