Yo

Soy, fui y seré aquella que se desnuda por las noches, la que se moja la cabeza para que el agua corra por su cuerpo, la que disfruta el chocolate como orgasmos, la que se esconde de los fantasmas pasados, la que se disfraza de ondina para que las olas la busquen, la que llora... Leer más →

La niña de los colores

Aquella muchacha veía en colores y por supuesto, como todas las personas que son diferentes, vivía encerrada en un manicomio. Yo la conocí un día que fui a visitar a mi otra abuela y me encantó su manera de ver la vida. Hay locuras preciosas, tan coloridas que no vale la pena volverse cuerdo. Y... Leer más →

A papá…

Corrí como aquella vez y las lágrimas empañaron mis ojos, pero te abracé fuerte (muy fuerte) y te planté el beso que no te daba hace meses. Fue definitivamente el mejor sueño de esta semana.

Redundancia

Nunca llegué a pensar que me recordarías en la imagen de un hombre... nunca pasó por mi mente. Sin embargo, en esta foto todo se hace demasiado evidente. Recuérdame, extráñame, pero por favor, regálame más Nutella.

Equivocación

...Y me equivoqué de nombre, como quien le dice a la mesa silla. Fue tanto el susto que de un tirón me levanté de la cama. Menos mal que todo había sido un sueño.

Awww

Él tomó aquellas diminutas manitos entre las suyas y el corazón me dio un vuelco. Tanta ternura no podía caber en un solo gesto, no era posible. Lo único que recuerdo es que la bebé cerró los ojos y en una carcajada hermosa se dejó caer entre los bracitos que la esperaban expectantes. Él tendría... Leer más →

El primer encuentro

Yo la conocía, era una muchacha tímida con unos hermosos ojos verdes que soñaba con cuentos de hadas y creía en los ángeles. Yo la conocía... Ann era el tipo de persona que no llega a la vida sin tener un sueño... uno de esos que quieren cambiar al mundo. Y Ann siempre soñaba. Un... Leer más →

La Kodak

Y ahí estaba él... alto, de ojos negros, con el pelo gris de quien ha crecido en poco tiempo, con la Kodak al hombro (o algún otro tipo de cámara), con la mirada segura, con las manos suaves, con la palabra a flor de piel. También estuve yo... y recorrí con mis manos sus 190... Leer más →

El mejor regalo

Un regalo común no serviría, no con Ann. Ella quería más... la distancia era sólo un pequeño obstáculo para alcanzar su objetivo. Yo siempre he oído que las estrellas no regalan su polvo fácilmente, que hay que recogerlo de alguna enana mañanera o de alguna supernova rezagada y, así y todo, es muy difícil. Sin... Leer más →

Fanatismo

…Y le pidió a Dios, a los Santos, a las vírgenes del Paraíso, se leyó una Biblia, le rezó a un Corán, se buscó la vida y obra de los orígenes Yorubas. Se vistió de santo, se llegó al Rincón, incluso fue a una misa por la mañana. Yo creo que de tantos pedidos algún... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑