de María

Lo ví en cuanto cruzó la puerta y lo sentí. No podía dejar de mirarlo, no quería dejar de mirarlo. Lo busqué, lo besé, lo desnudé,  lo espié en sueños hasta que se dió cuenta y volteó. Y yo, que nunca he sido buena para esconderme, le sostuve la mirada y le sonreí. Aun no... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑