Por segunda vez

Y apareces de las sombras y me buscas, yo que hacía tanto tiempo no veía la luz. Y me ofreces tu cuerpo y me tientas,  te me ofreces húmedo, animal. Y yo, que nada busco, te encuentro a cada paso. Te lo vuelvo a advertir: Mis besos matan.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑