de María

Lo ví en cuanto cruzó la puerta y lo sentí. No podía dejar de mirarlo, no quería dejar de mirarlo. Lo busqué, lo besé, lo desnudé,  lo espié en sueños hasta que se dió cuenta y volteó. Y yo, que nunca he sido buena para esconderme, le sostuve la mirada y le sonreí. Aun no... Leer más →

El aguacero

La lluvia cae fría y me despoja de miedos, de complejos, de aquellas pesadillas de la niñez que siempre me acosaron…Y el aguacero arrecia y yo, descalza, corro  a empaparme en esa agua oscura que me espera, que me llama, que me sacude, que me eriza la piel. Aquellos que me miran corriendo como loca... Leer más →

Y nos dieron las 10…

Nos encontramos en un bar barato cercano al mar y la noche, casi sin estrellas, pronosticaba mal tiempo. Me acuerdo porque los rayos se sucedían cada 20 minutos y yo estaba terriblemente asustada. Recuerdo que se lo dije una vez se acercó y me ofreció sus brazos como consuelo. Sé que esperamos que pasara la... Leer más →

Andoba o Mientras llegan los camiones

Andoba es una de esas obras de teatro que a casi todos gusta. Lo mismo al intelectual que al de barrio. Y en Cuba, Rafael Lahera se ha encargado de hacerla inmortal. -A mí ningún hombre me pisotea, ni mi hermano. ¿No ves que yo he sido fiera entre las fieras? Yo soy Andoba ¿Qué... Leer más →

Por segunda vez

Y apareces de las sombras y me buscas, yo que hacía tanto tiempo no veía la luz. Y me ofreces tu cuerpo y me tientas,  te me ofreces húmedo, animal. Y yo, que nada busco, te encuentro a cada paso. Te lo vuelvo a advertir: Mis besos matan.

Mil Gracias

Me encontró cuando bajaba de aquella guagua... todo pasó tan rápido que solo pude murmurar un tímido Gracias. Era la primera vez que algo así me pasaba, nunca me lo había dicho un desconocido. La simple pregunta me sorprendió: -Eres Marian? -Sí, por qué? -Yo leo tu blog. Esas han sido las 4 palabras más... Leer más →

Inocencia

Podíamos haberlo tenido todo… Podíamos haber sido felices para siempre. Podíamos habernos casado y tener una familia con  2 niños. Podíamos haber hecho parrilladas y habernos comprado una casa grande. Podíamos haber sido la maestra y el doctor que soñamos siempre. Podíamos haberlo tenido todo… pero crecí y los sueños se me esfumaron.

Un sueño un tanto inconcluso

Ayer nos soñé… estábamos tú y yo desnudos, sudados, pegajosos. Ayer nos soñé mojados, calientes, deseosos. Nos soñé inquietos, a todo color, en dimensiones gigantescas. Ayer nos soñé haciendo el amor. Hoy, cuando me desperté, no supe que cara ponerte.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑