La espera

Él la espera en aquel banco a la orilla del mar todas las tardes…

Con la cabeza cana y aquel bastón de cedro parece una estatua antigua, de esas que sólo adornan parques y monumentos.
Él la espera siempre,  incluso cuando llueve…  entonces  aparece con su sombrilla enorme, esa que tiene cuadros azules y rayas negras, y se sienta en una esquina. Calma mirarlo sentado solo debajo de la lluvia, parece que el cielo llorara por verlo esperar.

Sin embargo, en otoño da tristeza verlo… las hojas secas  le cubren los pies y su bufanda gris siempre ondea al viento. Cualquiera diría que se trata de un personaje de Jane Austen. O quizás alguna suerte de Penélope transformado en estatua.

Él la espera siempre… desde que acabó la guerra.

Ella nunca aparece.

 

 

8 comentarios sobre “La espera

Agrega el tuyo

  1. Es bellisimo!!profundo y cruel como la espera ,
    Escribes muy bien!!!no comenté en los 80 ´s para que no me mandaras a el 50, jejeje, pero mi juventud fue en aquellos años ahora me doy cuenta , porque decimos cual tiempo pasado fue mejor, saludos y que no falten tus post, gracias

    1. Gracias a ti por este comentario tan bonito. La espera es un tema que me toca muy de cerca, y Penélope siempre me pareció una mujer muy sufrida… Quizás por eso le dediqué este post a ese viejito dulce, no es cierto que el amor no tiene sexo o edad? bueno, pues a esperar los hombres también. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: