Soy blanca porque  mi madre es blanca, mi padre es blanco y mi familia (hasta donde yo conozco) es blanca. Soy blanca porque en la playa, cuando me da el sol, mi piel se torna roja.

Soy negra porque escucho  rumba y bailo  guaguancó, porque me encanta gritar en el barrio para saludar a los vecinos. Soy negra porque disfruto convertirme en cimarrona y huir de los perros de vez en cuando.

Soy blanca y negra, como Guillén (aunque mis abuelos no sean tan diferentes).

Soy, como dijera una amiga, bicolor.

Anuncios