Cuando me miras a los ojos y me besas (como dijera Carilda) me desordeno.
Cuando me susurras al oído que me quieres, cuando me acaricias, cuando por la noche (o por la tarde, o quizás en la mañana), me haces el amor…  o te lo hago, eso depende, (como dijera Carilda) me desordeno.

Me desespero al pensarte, al amarte, al soñarte… Las flores no son tan bellas si no vienen de tu mano, las sonrisas pierden su encanto si no son las tuyas, la Luna pierde su toque de misterio… y las amarguras… bueno, ni Chavela Vargas me cura las amarguras con su canto.

Si no estoy a tu lado (como dijera Carilda), me desordeno.

Anuncios