Malentendido.

Ann se despertó muy temprano pensando que ese viernes iba a ser especial. María no se había aparecido en toda la semana y al fin, después de tanto tiempo, tendría un día para ella sola. Ann se sentía feliz, aquel muchacho de ojos marrones la había invitado a comer y, contra todo pronóstico, a pesar... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑