El está justo a mi alcance, si extiendo la mano lo atrapo. Se encuentra tan cerca que puedo aspirar su perfume…o más bien su olor… su olor a hombre, a macho, su olor animal. Ese rastro que me hace perseguirlo, desearlo… imaginarlo.

El está justo a mi alcance. Bastaría una palabra, un susurro, un soplo a su oído, una leve caricia. Bastaría una mirada…

Si tan sólo no estuviese soñando.

Anuncios