Un libro bueno,
una canción vieja,
un vestido rojo,
unos tacones altos,
un beso mojado,
un nomeolvides,
(o un clavel)
si se da el caso.

Un abrazo fuerte,
una caricia tierna,
una bufanda negra,
una botella de vino
(tinto de ser posible),
una visita
nueva, de alguien
agradable.
Y a ti.

Para ser feliz
solo requiero
pocas cosas.

Anuncios