Otro deseo cumplido, uno de los más importantes.
Un abrazo que vino de la nada… casi sorprendiendo.
Un beso inmenso… de los que son secos y húmedos a la vez.
Un sueño cumplido… una lágrima seca.

Mi padre volvió por unos días y fui completamente feliz.
Creo que tendré que tachar otra línea en mi lista de deseos.

 


					
Anuncios