Un amigo me regaló un dado. Así, como lo leen: un dado. Rojo, grande, cuadrado (sin las esquinas redondeadas)… de terciopelo.
En fin, un dado.

Qué extraña selección para un regalo.

Anuncios