No te conozco, sólo te imagino, te sueño… te busco.
Cada mirada perdida puede ser la tuya… cada susurro.
Cada estrella fugaz un beso, un abrazo, quizás una caricia.
Cada ola en el mar un estado de ánimo… como los míos.
Cada hombre tu sombra, tu silueta,
cada mujer tus sueños.

No te conozco pero te imagino…
es una sensación extraña ésta que me produce saber lo que sólo yo sé de ti:
una tristeza que me alegra, una alegría que me entristece.
Contigo todo es así… me reconcilias con el mundo.

Anuncios