– Cuando me digas que no te quiera, por mucho empeño que le ponga a no hacerlo, te querré.
– Cuando te diga que no me quieras, por mucho que lo detestes, me querrás.

Así estamos los dos, jugando con las palabras…
Quién caerá primero?

Anuncios