El tiempo corre, no es necesario siquiera que yo le dé un empujoncito.

Él solito se va alante en la competencia y no se voltea a ver a quién deja en el camino. Es un poquito competitivo, aunque bueno… la verdad es que siempre acaba ganando, es justo decirlo.

Nada, por ahora, en vez de querer retrasarlo estoy de acuerdo con que se apresure, quién sabe lo que pudiera pasar si se detuviese esta vez.

Mejor es que siga adelante y nos deje a nosotros, los pobres competidores rezagados, lidiar con ese inevitable 2do lugar.

Afortunadamente, esta vez, contrariando todas las expectativas, el tiempo se ha hecho amigo mío y evita, llegando primero, que me enamore… por segunda vez.

Anuncios