Ella lo mira y no sabe qué decir, a veces las palabras sobran.
El tampoco dice nada.

Como un juego del destino se han vuelto a reunir, el azar los ha traído de vuelta.

El reencuentro no ha sido como lo esperaban, esta vez, contra todo pronóstico, se han vuelto a besar.

Anuncios