En su desequilibrio ella sonríe y él, con sus tragos de más, se desahoga.
La bebida le hace soltarse, y sin previo aviso, con un beso intenso, se apodera de su boca.

Es cierto lo que dicen: Un beso vale más que mil palabras.

Anuncios