Viejos tiempos

Con los pies mojados, el cuerpo empapado y el pelo chorreando rojo... Con el balón en los pies, los pies sin zapatos y la camiseta pegada al cuerpo... Con el agua cayendo a chaparrones y algun que otro rayo perdido en el horizonte... Bañádome en el aguacero, jugando fútbol con los vecinos... recordando viejos tiempos.

Algo raro

Fue un encuentro raro, de esos que no se esperan. Fue un beso raro...  fue una casa rara. Fue un abrazo raro, de los que se alargan. Fue una sonrisa rara. Fue una excusa, no rara, tonta. Fueron ellos. Se encontraron, se besaron, se abrazaron... hicieron el amor. Al final, creo que todo fue algo... Leer más →

Grande… muy grande.

Cuando lo ví no pude remediarlo, se me fueron los ojos y la boca se me abrió en un gesto de asombro. Aun no puedo creer que existan cosas tan grandes. Era increíble, cosas como esas solo salen en las películas, y no en todas!!! Vaya, que hasta me asusté, pensé incluso que no iba... Leer más →

Después del judo

  Adolorida, con las piernas doblándose, con el pecho que quiere explotar, con los brazos inservibles, feliz. La plata en el judo, a pesar de sus pequeños ¨problemillas¨, me hizo sentir feliz.  

Almuerzo

Arroz, chícharos, mermelada y picadillo. Y después dicen que en las universidades se come bien!!!!!!!!!!

Ancla II

La historia se repite: vuelve el oleaje, las marejadas se hacen frecuentes,las tormentas se suceden y la calma dura poco. Ahora que tengo que salir a navegar lo primero es conseguir un ancla.

Fantaseando

Las palabras susurradas al oído hacen que su piel hierva, sus piernas se entrecruzan y sus labios se entreabren buscando contacto. La voz que le habla es fuerte, de las que se desean, de las que ponen a volar la imaginación. La seda, lo que queda de su camisón, cae en silencio al suelo y... Leer más →

Too many days

Cuando la tristeza se instala es difícil sacarla afuera, es una ocupa. Llega sin que la invites y se queda hasta que ella entienda. No te deja trabajar, te distrae, y para colmo de males, te hace compañía donde quiera que vayas... no te deja vivir (esto último casi literalmente). Como huésped indeseado ocupa la... Leer más →

Declaración

En su desequilibrio ella sonríe y él, con sus tragos de más, se desahoga. La bebida le hace soltarse, y sin previo aviso, con un beso intenso, se apodera de su boca. Es cierto lo que dicen: Un beso vale más que mil palabras.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑