Sola, con las lágrimas intentando salir y los puños apretados.
Sola, con la pluma rasgando el papel y la tinta corriéndose.
Sola, recordando momentos que en vez de ayudar, empeoran.
Sola, maltratando, siendo injusta, asomando esa parte cínica que creía ausente.
Sola, extrañando esa mano amiga que consolaba.
Sola, rememorando imágenes, enredando el cabello.

Sola… y la casa llena de gente.

Anuncios