The Pursuit of Happyness, del 2006, dirigida por Gabriele Muccino, es una de esas películas que te hacen saltar las lágrimas, más aun sabiendo que está basada en una historia real.

Protagonizada por Will Smith, Jaden Smith y Thandie Newton, nos muestra  la tenacidad de un padre que lucha por sobrevivir con su hijo en medio de una crisis ecónomica. La madre, que decide dejar al hijo con el padre, está cansada de la situación asfixiante que embarga a la familia y decide irse a  New York a buscar fortuna.

Will Smith, quien encarna al padre, despliega unas magnifícas dotes de actuación, su papel, un humilde vendedor de aparatos médicos que adora a su hijo y que  lucha por superarse, nos muestra aspectos de la vida moderna que nos llevan desde hoteles hasta atestados albergues en los que, para conseguir una cama, hay que hacer cola.

Sin embargo, a pesar de todas las desgracias que se muestran en el filme, el amor paternal que desprende el personaje  es impresionante. Una de las partes más emotivas del film es cuando el niño, añorando a la madre ausente, le pregunta al padre:

-Papi, mami se fue por mi culpa?

No pude remediarlo, se me estrujó el corazón con esa línea. Afortunadamente, cuando todo parece tocar fondo, la directora le da un vuelco a la película.

En fin, The Pursuit of Happyness es una de esas películas  que hay que ver. Y más que ver… sentir.

Anuncios