Dice Encarta (que conste que no lo digo yo) que el oído esta conformado por huesos llamados yunque, martillo y estribo. Y que, para colmo, también existen el caracol y el peñasco.

Definitivamente, a ese que se le ocurrió nombrar los huesos le apasionaba hacer herraduras, coleccionar polimitas y tirarse al mar desde los acantilados.

Verdad que hay cada nombrecitos…

Anuncios