Otro año que nos deja

Ya se va el 2010, lleno de sueños, de esperanzas, de metas... algunas cumplidas, otras frustradas. Ya se va el año de la década, y yo, desde mi balcón, lo despido. Este año va a ser exactamente igual al de ayer, quizás un poco más triste. Lloraré a las 12 y luego, cansada de lágrimas,... Leer más →

Anuncios

Triste

Lejos de todo y de todos. Aislado en la oscuridad, desterrado. Temido y renegado, lleno de nostalgia. Triste la vida de un emigrante en estos días.

Una disculpa pública

Si dijera que soy una mujer insensible mentiría, también lo haría si dijera que jamás lo he sido. Hubo un tiempo en el que el cinismo era un amigo fiel que me acompañaba a todas partes. En aquellos tiempos, Luz Casal y su fantástica No me importa nada era el tema obligado en mi reproductor.... Leer más →

Lectura de una novela ¿rosa?

El helado de chocolate de desliza entre sus pechos y él,  lentamente,  lo saborea. (Al menos eso es lo que dice la novela. Yo no sé por qué desperdician el helado, con lo caro que están los potes de Nestlé, seguro que la novela no se escribió en Cuba, pero bueno, continúo la historia...) Derek... Leer más →

Diciembre de nuevo

Sigo diciendo que diciembre es un mes triste, el frio siempre me pone nostálgica y los días grises no ayudan. Este mes, si Marzo no me hubiese arrebatado la dicha, hubiese sido diferente. Supuestamente, el 23 mi ángel cumpliría 100 años. Me hubiese encantado celebrar ese cumpleaños. Verán, este año mi mama cumplió 50 y... Leer más →

Al pan pan y al vino vino

Le llamo sexo porque sí, porque no es una mala palabra y porque definitivamente, el sexo y el amor no tienen que ir de la mano. Le llamo pornografía porque así se llama, no son películas para adultos ( El Patriota  es una película de adultos.... y nada de sexo ) y eso de triple... Leer más →

Lástima de libro

Sentado en un banco del parque va pasando de una en una las hojas de aquel libro viejo. Él, ensimismado en la obra, casi no respira, el viento revolotea un mechón azulado de su negra cabellera y, casi sin inmutarse, expulsando un suspiro, se lo acomoda. Debe tener cerca de unos treinta y tantos, su cara... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑