La tercera ley de Newton es la ley de acción y reacción.
Según Newton, por cada fuerza que actúa sobre un cuerpo éste realiza una fuerza igual pero de sentido opuesto sobre el cuerpo que la produjo.

El principio de esta Ley también se puede aplicar a las relaciones (no solamente a las relaciones de pareja), cada acción trae consecuencias, aunque no siempre la reacción es de la misma intensidad.

Pongamos un ejemplo:
Un beso puede traer como consecuencia otro beso (acción = reacción) o puede traer como consecuencia un golpe, que puede ser de la persona a la que le das el beso o de alguien más (acción < reacción).

La historia siempre va a ser la misma, de una u otra forma las acciones van a están equilibradas por la física. Quizás por esto, si alguien te dice desde un principio que van a existir consecuencias por tus acciones, ten cuidado con lo que haces. A veces hay consecuencias que no son fáciles de afrontar.

Anuncios