Alguna vez le has preguntado a alguien ¿en qué piensas?… Omito mi respuesta.
Sin embargo, pensando y repensando cuántas veces he dicho la verdad cada vez que me preguntan, tengo que admitir que no son muchas las veces.
Creo que es muy difícil explicar las cadenas de pensamientos que pasan por el cerebro en cuestión de milisegundos; además, no sé por qué, pero cada vez que alguien te hace la dichosa pregunta, tú estás pensando en algo serio que generalmente no quieres compartir o en una tontería tan grande que te daría hasta pena expresar, ¿a que sí?
Es como sexto sentido que tiene la gente para hacer preguntas que no queremos responder.

Por eso cuando alguien me pregunta ¿en qué piensas? y no tengo la mínima intención de responder con la verdad, me limito a mirarlo fijamente (eso asusta) y responderle: ¿y tú de verdad lo quieres saber?

Anuncios