Aquí estoy. Tal parece que Villa Clara estuviera esperando por mí. La noche me saluda.

No hay nadie en la parada, a mi llegada todo está desierto. Sin embargo, la memoria no me falla, a 4 cuadras de mi primer destino me encuentro.

Es hora de cargar la mochila y echar a andar.

Anuncios