A mi padre, aunque esté lejos.

Hace años que no se ven.
Ella seguramente ha cambiado, ya no es la misma niña que él dejó atrás.
Sin embargo, en su memoria seguirá siendo la pequeña niña que siempre lo despertaba los domingos.

El avión se acerca, aterriza.

Lentamente y cargado de equipaje sale del aeropuerto… la ve.
Ella corre, lo abraza… lo exprime.
Ambos lloran.

Anuncios