Como siempre pasa, esta vez la historia de la niña mala se convierte en un cuento infantil.

Ella, sola en el bosque, a pesar de que su mamá le dijo que no se entretuviera, se encuentra con el lobo.

Se lo tenía merecido la Caperucita. Eso le pasa por desobediente.

Anuncios