Ella, sentada en su escritorio, mira furtivamente. No sabe que desde mi esquina la observo. De repente, con siniestro misterio rebusca en su bolso y me vuelve la espalda.

Me asusto… ¿llevará un arma?

Anuncios