Mi día más feliz no fue cuando entré a la universidad, ni cuando hice el amor por primera vez, ni cuando me dijeron Te amo.
Mi día más feliz fue cuando, después de una ausencia de 3 años, pude abrazar a mi papá.

Anuncios