¿Recuerdan el bichito verde que se comía los retoñitos de mi arbolito?
Sí… ese que se hacía nombrar esperanza. Bueno, pues les tengo una noticia:
Ya somos amigos.

Deséenme suerte, voy a tratar de aprender su idioma.

Anuncios