Ella, como siempre, huyendo.
Él, con su sonrisa, atrapando.

Ella, con su cinismo a cuestas, le grita al mundo que no quiere enamorarse… el amor es solo un juego…
El, con su experiencia, y una red de infinita paciencia le susurra al oído que el que no juega no gana… la vida consiste en aprender a jugar.

Al final…un tema musical… y un beso.

Anuncios