Un murmullo bastó para descubrirnos, no nos dimos cuenta.
Andábamos tan seguros del tiempo, de la oscuridad, de la monotonía del sueño, de la tediosa telenovela que algún canal proponía para ralentizar cuerpos y mentes… que simplemente no nos dimos cuenta.
Nos encontraron.

Anuncios