Lo vi, andaba acompañado. Su pelo oscuro, corto, como siempre. Su sonrisa torcida, sarcástica, me abrumó con recuerdos.
Lo vi, y por un instante… dejé de respirar.

Anuncios