Sentada, de pie, recostada a un muro, apoyada en un hombro… te extraño.

Los audífonos resuenan un tango de Gardel y el problema de programación lineal que escribe la profesora en la pizarra me guiña un ojo. Es temprano, tengo sueño.
La respuesta del ejercicio propuesto sonríe en la libreta; él sabe que no le estoy prestando atención a la maestra.
Es otro día de esos, otro día en que los garabatos llenan la hoja de papel…

La música ha cambiado, ahora Liuba María me acompaña con su campana. La profesora me mira y yo disimulo un trabajo que no estoy haciendo, llega y escondo mi papel lleno de garabatos… le muestro la libreta, la respuesta de mi ejercicio se luce. Hoy es uno de esos días… me he ganado un 5 y no he estado en clases.

Anuncios