¡Se quemó el muñeco el fin de año!… y por poquito se quema la casa.

Me gusta eso de prenderle fuego a un muñeco, siempre he sido un poquito pirómana y con eso de que el muñeco tiene el tamaño de una persona real… mmmmm. Y que conste que no soy ninguna loca asesina, solo me gusta quemar cositas…

Hoy voy a explicar esta tradición incendiaria de mi país (Cuba).
Usualmente (para los que no lo saben) el muñeco que se quema en fin de año está hecho de trapos viejos, papeles usados, antiguos periódicos, etc. (Para saber otros usos del periódico pinche aquí). Luego de hecho el relleno, se viste con ropas viejas (como si fuera un espantapájaros) y en los bolsillos de la camisa y el pantalón se guardan papelitos en los que se escriben las cosas malas del año. Así, al llegar las 12 del último día del año se le prende fuego.
Eso sí, antes de quemarlo hay que tirarse una foto con él, sino no se van las cosas malas.

Es una costumbre vieja, como la de darle las tres vueltas a la ceiba, sin embargo, en esta, le gente pone esperanzas, sueños, metas…
Esta es una de mis tradiciones, la de mi gente, la de mi país.

Anuncios