Éramos dos adolescentes y no sabíamos mucho.
La ingenuidad que asomaba en su mirada era escalofriante, sin embargo, la seguridad que emanaba su piel me instigaba a continuar las caricias, los besos…

Sucedió: una tarde como otra cualquiera hicimos el amor…
… yo fui su primera vez.

Anuncios