Cuando empecé a escribir este post, las primeras listas que me vinieron a la cabeza fueron aquellas de la primaria en las que tu nombre aparecía si no eras un ¨niño/a modelo¨. Confieso que en varias ocasiones mi nombre estuvo apuntado en esos papeles de libreta, que algún alumno guatacón le brindaba a la maestra. En aquellos momentos lo que quería era ahorcar a esos pequeños chismositos con los cordones de mis zapatos (menos mal que en aquel entonces era un tanto menos agresiva).
A medida que fui creciendo (en contra de mi voluntad), las listas que se asomaban a las conversaciones no eran las mismas que las de unos años atrás. Continuaban con nombres escritos, pero esta vez con crucecitas al lado.
Sí… es eso mismo que piensas, y si no lo piensas no eres muy suspicaz.
Las listas de ahora eran las llamadas ¨listas XXX¨; al menos ese es el nombre con que mis amigas y yo las solíamos llamar. Algunas personas (me incluyo aquí) no conocemos otro nombre que ponerles, así que las sugerencias son bienvenidas.
Son de estas listas de las que quiero escribir. Quiero saber por qué mientras los hombres ¨ ganaban puntos ¨ por tener listas llenas de nombres (a veces llenas de mentiras), las mujeres teníamos que omitir nombrecitos para ser aceptadas como ¨chicas buenas¨.
No entiendo por qué si los hombres se pueden acostar con 20 mujeres y no pasa nada, las mujeres si se pasan de 5 hombres son llamadas ¨mujeres de la mala vida¨ (por decirlo de una manera bonita).
Conozco mujeres que pasan de tener escritos 20 nombres y tienen más moral que hombres que no llegan a 10 y cuentan 35.
Para ser alguien respetado por la sociedad no debería importar cuántas veces se tiene o se deja de tener sexo. Ese es el maletín que cada uno carga.
En mis listas cuento los amigos, las sonrisas, los besos… pero bueno, esa soy yo.
Un consejo?: a tener listas de 26…. y contando.

Anuncios